cuidado con los rayos del sol

Los rayos del sol aunque nos broncean, pueden afectar nuestra piel

En verano a la gente le encanta disfrutar del sol en los espacios al aire libre, especialmente las playas para poder broncearte y lucir ese nuevo color en tu piel que seguramente atraerá muchas miradas, sin embargo el astro rey que tantos beneficios nos proporciona, también irradia rayos UVB, UVA e infrarrojos que pueden causar muchos daños en la piel.

Por lo que los especialistas recomiendan usar durante esta época del año protectores solares, que cuidarán de tu piel y te permitirán ponerte morena sin correr riesgos para tu salud, ya que la exposición constante a estos tipos de radiación solar produce efectos negativos en nuestra piel, seguidamente queremos darte a conocer algunos de estos efectos negativos y cómo contrarrestarlos.

Cómo afecta la radiación solar a nuestra piel

Resequedad, manchas, arrugas, flacidez y hasta quemaduras son las consecuencias de la exposición rayos UVB, UVA e infrarrojos, que dejan huella en nuestra piel, muchas veces de forma permanente, pero no todos los rayos que emite el astro rey causan los mismos efectos.

Rayos ultravioleta – UV

Los rayos ultravioleta provienen principalmente del sol, aunque también son producidos por lámparas y camas de bronceado, la exposición prolongada a este tipo de radiación puede producir severos daños a la piel, incluso causar cáncer, los tres tipos principales de radiación ultravioleta son:

  1. Rayos UVA: estos rayos causan envejecimiento de la piel, generando arrugas y manchas, además y afectan negativamente el ADN de las células de la piel y es responsable de algunos de los tipos de cáncer de mayor ocurrencia en nuestra piel.
  2. Rayos UVB: contienen más energía que los UVA, por lo que afectan directamente el ADN de las células de nuestra piel y son los responsables de las quemaduras por exposición al sol, también son causantes de los cánceres de piel de mayor ocurrencia.
  3. Rayos UVC: aunque son una tradición muy fuerte, no penetran nuestra atmósfera y al parecer no causan efectos negativos en nuestra piel.

Rayos infrarrojos

La sensación de bienestar y calidez que nos hacen sentir los rayos del sol es causada por los rayos infrarrojos, sin embargo también causan las insolaciones y las olas de calor, lo que es bastante dañino para los niños especialmente para los lactantes, debido a su alta sensibilidad termorreguladora.

La exposición prolongada de la piel a este tipo de radiación afecta mucho la piel, especialmente de los ancianos, deportistas y personas que tengan que realizar jornadas al aire libre a pleno sol, los rayos infrarrojos son responsables del envejecimiento cutáneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *